Úlcera de cornea, diagnostico, tratamiento y complicaciones

Una revisión en profundidad de las causas, el tratamiento y los riesgos de la úlcera corneal y cómo pueden afectarle durante el resto de su vida.

Una úlcera corneal es una llaga abierta o ruptura en la córnea. La córnea es la cubierta protectora transparente que cubre el frente del ojo y es la primera parte del ojo en refractar la luz. Una úlcera de cornea a menudo es el resultado de una abrasión corneal no tratada (un arañazo en la córnea). Una vez que se produce una lesión o arañazo, las bacterias inmediatamente comienzan a invadir la herida, lo cual lleva a la infección en la  cornea.

Las úlceras corneales ocurren en personas de todas las edades. Típicamente la úlcera es infecciosa, pero algunas úlceras corneales no lo son.

El dolor, el enrojecimiento y los problemas de visión generalmente se asocian con úlceras que contienen bacterias. Aun así, todas las úlceras corneales deben ser examinadas por un oculista para asegurarse de que no hay infección y para ayudar a diseñar un plan de tratamiento apropiado.

Síntomas de la úlcera corneal:

Los síntomas de las úlcera de cornea  varían de una persona a otra, dependiendo de factores como la localización y el tamaño de la úlcera. Si la úlcera es causada por bacterias, puede ser visible a simple vista en forma de un parche blanco en la córnea. No todas las úlceras corneales son visibles, sin embargo, especialmente si son causadas por el virus del herpes simplex. Típicamente, las úlceras corneales causan síntomas tales como:

¿Qué causa las úlcera de  cornea?

En la mayoría de los casos, las úlceras  son causadas por gérmenes que entran en el área a través de una lesión previa o un arañazo en la córnea.

Los gérmenes pueden ser virales, bacterianos o fúngicos, o puede haber una infección parasitaria. Si la úlcera es causada por el virus del herpes simple (úlcera dendrítica) puede no ser visible a simple vista.

El virus del herpes simple es una infección viral común que muchas personas contraen durante la infancia. Los síntomas de este virus típicamente incluyen llagas bucales, dolor de garganta e inflamación de las glándulas. En raras ocasiones este virus se propaga a otras partes del cuerpo, pero esto puede ocurrir si toca un área infectada y luego toca el ojo.

Se sabe que los usuarios de lentes de contacto son propensos a las úlceras corneales debido al roce de los lentes de contacto contra la superficie del ojo. Si se produce suficiente frotamiento, la superficie puede debilitarse y romperse, lo que permite que las bacterias entren en el ojo y comiencen a reproducirse y propagarse.

Los usuarios de lentillas que no practican una higiene adecuada también aumentan el riesgo de desarrollar úlceras en su cornea. Por ejemplo, utilizar  las lentes de contacto blandas mientras duerme, o practicar una higiene deficiente mientras se quitan o ajustan las lentes aumenta la exposición a bacterias que pueden llevar a una infección.

Acanthamoeba son parásitos comunes que entran en el ojo (acanthamoeba keratitis). Los usuarios de lentes de contacto que no se quitan las lentillas  antes de nadar pueden contraer esta infección parasitaria. La queratitis fúngica puede ocurrir después de una lesión a la córnea que involucra material vegetal o si su sistema inmunológico está suprimido.

Otras causas adicionales de úlceras de cornea pueden ser:

Diagnóstico de una úlcera de cornea:

Si usted experimenta síntomas de una úlcera de  cornea, debe ponerse en contacto con un profesional de atención oftalmica  inmediatamente para realizar  un examen ocular completo.

Las úlceras corneales no tratadas pueden ocasionar daño ocular permanente y pérdida de la visión. Durante el examen ocular, el oculista buscará signos de infección. En los casos en los que no se puede ver una úlcera, se pueden utilizar gotas para los ojos que manchen el ojo para identificar una úlcera. Típicamente, el oftalmólogo utilizará una lámpara de hendidura (microscopio ocular) para mirar el interior  del ojo. Independientemente de la visibilidad de la úlcera, se puede utilizar un tinte amarillo para ver el área afectada más fácilmente.

Se pueden utilizar pruebas de agudeza visual y raspaduras corneales para determinar la causa de la úlcera. Se pueden necesitar exámenes de sangre para descartar trastornos y enfermedades específicas.

TRATAMEINTO DE LA ULCERA DE CORNEA

Tratamiento para la  úlcera de  cornea:

Para tratar las úlceras corneales, los médicos primero deben determinar la causa de la úlcera. El tratamiento no debe retrasarse y si se desconoce la causa, se administran antibióticos para combatir la infección y las bacterias. Los antibióticos generalmente se administran en forma de gotas oculares, a veces con una gota por hora.

Si se conoce la causa, se utilizan gotas oculares especiales para tratar este problema. En algunos casos, se prescriben gotas oculares de corticosteroides para reducir la inflamación e inflamación.

Si la úlcera  es grave, se puede necesitar un trasplante de córnea (queratoplastia). Durante este procedimiento se extirpa la córnea enferma o dañada. Luego se injerta una nueva córnea en el área con pequeñas suturas. Las suturas (puntos de sutura) se retiran después de que el proceso de cicatrización haya tenido lugar, o tres a cuatro semanas después de la cirugía. La mayoría de las personas pueden ver una mejoría en su visión a los pocos días de la cirugía. En algunos casos, las estancias hospitalarias pueden ser de hasta dos días.

Su oftalmólogo también puede recomendarle:

  • Utilizar gafas protectoras tanto para el sol como para realizar su trabajo o deporte al aire libre.
  • Tome analgésicos según las instrucciones del oculista.
  • Evite el maquillaje de ojos.
  • Evite compartir maquillaje, toallas o gotas para los ojos con otros.
  • Evite usar lentillas durante el tratamiento.
  • Dejar de usar lentes de contacto mientras duerme.
  • Use un parche ocular para evitar síntomas como sensibilidad a la luz.
  • Si se realiza un trasplante de córnea, no permita que entre agua en el ojo.

En algunos casos, se producen cambios menores pero permanentes en la visión, pero la mayoría de las personas sanan completamente de las úlceras de cornea. Las visitas de seguimiento con el oculista son obligatorias, independientemente de la gravedad de la úlcera.

FACTORES DE RIESGO DE LA ULCERA CORNEAL

Factores de Riesgo de la Úlcera de Cornea:

Si usted tuvo una úlcera corneal en el pasado, se considera que es propenso a sufrir daño a largo plazo en la córnea y puede experimentar cambios notables en su visión en el futuro. Otros factores que incrementan su riesgo de desarrollar úlceras son los siguientes:

Complicaciones de las úlceras de cornea:

La mayoría de las complicaciones de las úlceras de cornea ocurren debido a que la úlcera no ha sido tratada de forma correcta y  el tratamiento puede prevenir complicaciones tales como:

Las úlceras de cornea no deben ser ignoradas. Si usted está experimentando  algunos de los síntomas descritos, debe buscar atención médica inmediatamente. Los signos mas evidentes de  una úlcera  de cornea son:

  • Dolor intenso en uno o ambos ojos.
  • Cualquier cambio en la visión.
  • Sensación de cuerpo extraño en el ojo.
  • Antecedentes de arañazos en el ojo.
  • Historial de exposición a productos químicos o partículas volantes.
  • Secreción excesiva que drena del ojo.
  • Síntomas que empeoran después del diagnóstico y tratamiento de esta afección.

Como prevenir  una úlcera de cornea:

Si usted tiene una infección en el ojo o  lesiona , debe buscar atención médica inmediata de un oftalmólogo o doctor. El tratamiento temprano puede prevenir el desarrollo de la úlcera.

Los síntomas de las úlceras de  corneal no deben ser ignorados. Los usuarios de lentes de contacto deben lavarse las manos antes de manipular los lentes de contacto para evitar la transmisión de bacterias y objetos extraños.

Deje de usar lentes de contacto mientras duerme. Hable con su oculista acerca de las medidas de prevención que debe tomar durante sus actividades diarias normales.

 

Como siempre para resolver cualquier cuestión sobre la ulcera de cornea , en la próxima revisión consulte a su Oftalmologo.

 

Puntua el post

Deja un comentario