El Glaucoma llega sin hacer ruido, síntomas, tratamiento y prevención

Una guía explicativa para entender esta enfermedad ocular que es el “glaucoma” y sus efectos en las personas que reciben tratamiento versus a las  que no lo reciben.

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad que daña los nervios ópticos de los ojos. El daño no se hace notorio hasta que se ha producido un daño significativo y si no se puede  tratar , puede ocasionar una pérdida grave de la visión o incluso ceguera. El glaucoma generalmente se presenta con presión intraocular alta, presión en los ojos y ocasiona una pérdida de la visión periférica. La detección temprana a través de exámenes oculares ayudará enormemente a frenar la enfermedad.

Formas de Glaucoma:

Glaucoma de tensión normal:

Se presenta cuando hay daño al nervio óptico y pérdida de la visión, incluso con presión intraocular dentro de un rango normal.

Glaucoma de ángulo cerrado:

Aumento en la presión intraocular del ojo debido a que se produce demasiado líquido en el ojo o a que éste no puede salir del ojo debido a una obstrucción de la malla dentro del ojo. Esto puede causar dolor, dolores de cabeza, náuseas, ojos rojos, ojos borrosos y pérdida de la visión. Según el OMS,”Esta es una emergencia médica”. Si su oftalmologo no está disponible, vaya al hospital o clínica más cercana. Sin tratamiento para mejorar el flujo de líquido, el ojo puede estar afectado al nivel  de perder la visión  de manera permanente  en tan sólo uno o dos días “.

Glaucoma secundario:

Puede formarse después de cirugías oculares o de ciertas afecciones médicas como la diabetes.

Glaucoma cogénito:

Presente al nacer debido a defectos congénitos que impiden el flujo de líquido fuera del ojo que causa ojos turbios y blancos y sensibilidad a las luces.

Glaucoma de ángulo abierto:

Es el tipo más común de glaucoma, aparece  cuando el drenaje de líquido del ojo es obstaculizado, causando que la presión intraocular aumente por encima de lo normal, dañando así los nervios ópticos y eventualmente llevando a la pérdida de la visión. Por lo general, la visión periférica (lateral) se daña primero, lo que lleva a la visión en túnel y mas adelante a la  ceguera si no se trata y monitoriza de forma  adecuada.

Síntomas y Detección del Glaucoma:

Las señales de advertencia de glaucoma son diferentes para cada forma. El glaucoma por lo general no se nota hasta que se ha hecho un daño significativo a los nervios ópticos.

Con el glaucoma de ángulo abierto, “la forma más común”, el aumento de la presión intraocular y la pérdida de la visión periférica son signos clave. Un tonometro es un instrumento que mide la presión dentro del ojo.

Puede mostrar presión anormal que causa daño a los nervios ópticos. Un examen de los ojos con dilatación de las pupilas utilizando  gotas para ensanchar las pupilas y permitir que un oculista controle los nervios ópticos en busca de cambios.

Una prueba de campo visual ayuda a un oftalmólogo a determinar si se ha presentado alguna pérdida de la visión periférica, lo cual es un signo de glaucoma. Un analizador de fibras nerviosas es un instrumento que examina con gran precisión las fibras nerviosas del nervio óptico para detectar daños.

glaucoma no avisa al llegar

Tratamiento y prevención del glaucoma:

El tratamiento más convencional para el glaucoma es un medicamento que se toma en forma de píldoras o gotas para los ojos.

El medicamento tiene un objetivo y es disminuir la presión ocular. Estos medicamentos disminuyen la cantidad de líquido producido o ayudan a que el ojo elimine el líquido más fácilmente. Los medicamentos para el glaucoma podrían interferir con otros medicamentos que este utilizando para otras afecciones que padezca, por lo que es una buena idea consultar a su médico y hacerles saber  todos los medicamentos que está tomando y con que frecuencia.

Existen varios tipos diferentes de medicamentos para el glaucoma, por lo que su médico es posible que  puede querer probar el mas adecuado para usted en función  si entra en conflicto con la medicación que está tomando actualmente o si causara efectos secundarios no deseados.

Para la mayoría de las personas, los medicamentos son suficientes para controlar el glaucoma. Para otros, la cirugía es la mejor opción. La trabeculoplastia láser es otra opción para disminuir la presión en los ojos. En esta opción, su oftalmólogo envía un rayo láser a la malla donde se produce el drenaje de líquido ocular , llamada la malla trabecular. El proceso aumenta el área de drenaje y baja la presión ocular.

Con la Trabeculoplastia con Láser de Argón (ALT), el tejido circundante en la malla se daña y generalmente requiere otra sesión de tratamiento a lo largo de los años. Algunas veces también se debe tomar medicamentos de manera continua y siempre bajo la supervisión de su oftalmologo.

Con la Trabeculoplastia Láser Selectiva (SLT), un láser especialmente diseñado  que emite una luz láser de baja energía que apunta sólo a las células que contienen melanina en la malla trabecular. El láser se calienta  lo suficiente para conseguir la apertura de la malla y las áreas adyacentes no se dañan. Esto permite tratamientos múltiples. La Ciclofotocoagulación Endoscópica (ECP) es otro proceso para ayudar a aliviar la presión ocular si los medicamentos y la trabeculoplastia láser no fueran todo lo  efectivos que se necesita.

A diferencia de la trabeculoplastia láser, la ECP usa láseres para apuntar al cuerpo ciliar que produce el líquido. Esto hace que se produzca menos líquido y, de hecho, disminuye la presión.

La mejor medida preventiva es reducir el riesgo de glaucoma o al menos ralentizar el daño progresivo a los nervios ópticos. Es importante hacerse chequeos de rutina porque el glaucoma es imperceptible al principio. Ciertos factores de riesgo a los que se debe prestar atención incluyen raza, trastornos médicos e historial médico familiar. El glaucoma es más común en pacientes afroamericanos e hispanos, especialmente con el aumento de la edad.

Las personas con diabetes o que se han sometido a cirugía ocular también tienen mayor probabilidad de tener glaucoma. Un historial familiar de glaucoma aumenta el riesgo de que usted pueda tener glaucoma. Si cualquiera de estos factores se relaciona con usted, entonces usted definitivamente debe ir para exámenes de la vista más frecuentes.

Para más información sobre el glaucoma, visite a su oftalmólogo o visite la pagina GLAUCOMA .

 

Puntua el post

Deja un comentario