¿Cuáles son las discapacidades visuales más frecuente?

La mayoría de los trastornos visuales son causados por enfermedades y desnutrición. Según las estimaciones de la OMS en 2018, las causas más comunes de ceguera en todo el mundo son las siguientes:

Las personas en los países en desarrollo tienen una probabilidad muchisimo  mayor de sufrir trastornos visuales como consecuencia de afecciones tratables o que se pueden prevenir  que sus contrapartes en el mundo desarrollado.

Mientras que el deterioro de la visión es más común en personas mayores de 60 años en todas las regiones, los niños de las comunidades más pobres tienen más probabilidades de estar afectados por enfermedades cegadoras que sus pares de países más acomodados.

El vínculo entre la pobreza y el deterioro visual tratable es más evidente cuando se realizan comparaciones regionales de las causas. La mayoría de los trastornos visuales en Norteamérica y Europa Occidental se relacionan con la degeneración macular relacionada con la edad y la retinopatía diabética. Aunque ambas condiciones están sujetas a tratamiento, ninguna de ellas puede curarse. Otra causa común es la retinopatía del prematuro.

En los países en vías de  desarrollo, donde la esperanza de vida de las personas es más corta, las cataratas y los parásitos transmitidos por el agua (ambos pueden tratarse de manera eficaz) son los más frecuentemente culpables de los 40 millones de ciegos que se calcula que hay en todo el mundo, entre el 70 y el 80% de las personas ciegas podrian tener la vista restabelcida por medio de un tratamiento u operación simple.

En los países desarrollados donde las enfermedades parasitarias son menos comunes y la cirugía de cataratas se realiza de forma muy frecuente, la degeneración macular relacionada con la edad, el glaucoma y la retinopatía diabética son generalmente las principales causas de ceguera.

Las lesiones oculares, que son más  frecuentes  en personas menores de 30 años, son la causa principal de la ceguera monocular (pérdida de la visión en un ojo) en todos los países desarrollados. Las lesiones y cataratas afectan al ojo en sí, mientras que las anomalías como la hipoplasia del nervio óptico afectan al haz de nervios que envía señales desde el ojo hacia la parte posterior del cerebro, lo que puede llevar a una disminución de la agudeza visual. Normalmente estas afecciones no son tan frecuentes ya que supondrían un aumento muy significativo en las cifras de personas afectadas por la ceguera en todo el mundo.

También te puede interesar

Deja un comentario