Que es la conjuntivitis, tipos, contagios, causas, tratamiento y como prevenirla

Una revisión exhaustiva de la afección ocular contagiosa llamada conjuntivitis u ojo rojo, incluyendo síntomas, causas, tratamiento y prevención.

¿Qué es la Conjuntivitis u ojo rojo?

La conjuntivitis u  ojo rojo o rosado, es una problema ocular común que ha afectado a muchos de nosotros. Es causada por una infección o inflamación de la conjuntiva (la capa más externa del globo ocular).

El ojo rojo puede ser causado por infecciones bacterianas, virus o alergias. Si se desarrolla el ojo rosado, la esclerótica (parte blanca del ojo) puede adquirir un color rojo o rosado. Puede producir secreción, que puede irritar los ojos.

A menudo, la afección aparece en un ojo y luego se disemina al otro. Existen varios tipos de conjuntivitis y la mayoría son contagiosos. Dependiendo del tipo de conjuntivitis que tenga, los síntomas pueden durar entre siete y catorce días.

¿Cómo se contagia la conjuntivitis u Ojo Rojo?

El ojo rojo puede contraerse de muchas maneras. La conjuntivitis viral y bacteriana son las formas más comunes de propagación de la conjuntivitis de una persona a otra. Puede contraerse simplemente tocándose el ojo después de tocar una superficie u objeto infectado, como un pomo de una puerta o carro de la compra, utilizando rímel o liquido de lentillas de forma compartida. Otras veces, el ojo rojo se desarrolla como síntoma de una enfermedad. Por ejemplo, si contrae clamidia puede experimentar un ojo rosado o rojo como síntoma. Si usted es alérgico estacional, puede experimentar el ojo rojo durante las épocas del año en que el polen y otros alérgenos están por todas partes  e invaden  el aire. Otros factores también pueden aumentar el riesgo de desarrollar conjuntivitis son estos:

¿Es el ojo rojo contagioso?

El ojo rojo bacteriano y viral es contagioso, pero el ojo rojo alérgico no lo es. Puede ser difícil saber de qué tipo está sufriendo, pero el ojo rosado alérgico generalmente desaparece rápidamente por sí solo o cuando se elimina el agente irritante y se enjuagan los ojos.

Los tipos infecciosos del ojo rojo son los que se deben desconfiar, porque se pueden diseminar muy fácilmente. Las personas pueden contraer una conjuntivitis  simplemente tocando o usando un artículo infectado que ha sido usado por una persona que tiene la infección ocular. un simple ejemplo, imagínese a una persona que tiene el ojo rojo y se ha frotado los ojos y justo con  esa mano  abre una puerta, que ha usado maquillaje o gotas para los ojos . y esa persona podría terminar infectando a alguien que toca la misma puerta o usa el mismo objeto en sus ojos.

Es por eso que se anima a las personas -especialmente a los niños- que son diagnosticados una conjuntivitis de ojo rosado o rojo a quedarse en casa hasta que la infección se cure para evitar contagiar a otras personas.

Aunque muchas personas creen que la forma del herpes simple que causa la mayoría de los problemas oculares es contagiosa, el virus en realidad vive en nuestro medio ambiente y más del 90% de los adultos han estado expuestos a ella. Esto significa que la mayoría de nosotros no desarrollaremos un problema ocular debido a ello, aunque esté constantemente a nuestro alrededor.

Otros medios para transmitir la infección incluyen compartir artículos como fundas de almohada y toallas de baño. La mayoría de los tipos de ojos rojos son contagiosos. Si usted está experimentado  síntomas de esta afección, es muy importante que pida cita  con su médico para que éste pueda diagnosticar adecuadamente qué tipo de enfermedad tiene.

Tipos de Conjuntivitis:

La inflamación torna la parte blanca del ojo rosa o roja. Repasemos los distintos tipos de ojos rosados o rojos:

La Conjuntivitis Viral y Bacteriana:

 Son los tipos más comunes de conjuntivitis del ojo rosado. Es similar al resfriado común y por lo general mejora por sí solo en el transcurso de varias semanas. Durante los primeros diez a doce días, la conjuntivitis viral es muy contagiosa. En raras ocasiones, puede causar manchas turbias en la córnea. Los síntomas de la conjuntivitis bacteriana son peores que los de la conjuntivitis viral. Existen varios tipos de bacterias que causan conjuntivitis, incluyendo gonorrea, estafilococos y estreptococos. La conjuntivitis viral y bacteriana es muy contagiosa y se puede contraer de muchas maneras.

La Conjuntivitis Alérgica :

Es típicamente no contagiosa y es causada por alergias comunes como caspa animal, polen y polvo. Algunas personas experimentan conjuntivitis alérgica varias veces al año, como durante ciertas estaciones del año, mientras que otras sólo pueden desarrollar la afección cuando se exponen a un alérgeno ambiental, como cuando visitan una ciudad diferente. Los que usan gotas oculares recetadas regularmente pueden desarrollar conjuntivitis por gota ocular. La conjuntivitis por gota ocular es causada por los conservantes en ciertos tipos de gotas oculares. La mayoría de las personas pueden tolerar un nivel de exposición de moderada a alta, pero otras son más sensibles. Dependiendo de la sensibilidad del sujeto, los síntomas pueden ser leves o severos. Como consejo general, evitar el uso de dichas gotas hasta se haya conseguido eliminar la infección ocular  en su totalidad.

La Conjuntivitis por Herpes Simple:

También es causada por un virus, pero difiere ligeramente de la conjuntivitis viral normal. Aunque la conjuntivitis viral puede causar una sensación de ardor y dolor, con la conjuntivitis por herpes simple, el dolor y la quemadura pueden ser insoportables. La conjuntivitis por herpes simple también se sabe que causa síntomas adicionales como ampollas en la conjuntiva o los párpados.

La Conjuntivitis Papilar Gigante:

Es una conjuntivitis no contagiosa que generalmente se observa en personas que usan lentes de contacto blandas. Es causada por una respuesta inmunológica a los recipientes  de las lentillas. Este tipo de conjuntivitis puede obligar al usuario de lentes de contacto a cambiar a otro tipo de lentillas. Las lentes de contacto blandas pueden necesitar ser reemplazadas con lentes de contacto rígidas permeables al gas (RGP) o con lentes de contacto desechables de uso diarios para evitar el uso prologado de las mismas lentes.

La Conjuntivitis Neonatal:

 Se encuentra en recién nacidos cuyas madres están infectadas con una enfermedad de transmisión sexual como clamidia o gonorrea. Mientras que otros tipos de conjuntivitis se curan por sí solos, este tipo de conjuntivitis necesita ser tratado inmediatamente después del parto para prevenir la ceguera. Para prevenir el contagio de la madre al recién nacido, el médico le aplicará a los ojos del bebé un medicamento antibiótico como la pomada de eritromicina. Las mujeres embarazadas que tienen gonorrea o clamidia deben recibir tratamiento para la enfermedad antes del nacimiento de su bebé. La clamidia y/o gonorrea no tratadas  de forma correcta pueden aumentar el riesgo de transmisión de la madre al bebé en un 10 a 20 por ciento. Si se deja sin tratar en un recién nacido, la conjuntivitis neonatal puede llevar a la ceguera.

La Conjuntivitis Vernal: 

Generalmente se encuentra en personas y familias con antecedentes de alergias, asma y eccema. Este tipo de conjuntivitis se define como la inflamación prolongada del revestimiento exterior de los ojos debido a una reacción alérgica.

La Queratoconjuntivitis Epidémica:

Es extremadamente contagiosa, y a menudo hay grandes brotes en las escuelas. Es una forma infecciosa de la afección que se deriva de cepas particulares de adenovirus y se propaga a través del contacto con personas, instrumentos y otros elementos infectados. Los síntomas de este tipo de conjuntivitis normalmente duran de una a tres semanas. Esta forma de conjuntivitis causa visión borrosa, que a veces  puede prolongarse  durante varios  meses.

La Conjuntivitis no Infecciosa:

Es típicamente el resultado de ojos irritados. Los irritantes típicos son el polvo, el humo, el perfume y los productos químicos fuertes. Este tipo de conjuntivitis también puede desarrollarse si se ingiere un irritante. La conjuntivitis alérgica y la conjuntivitis papilar gigante pertenecen a esta categoría.

ojo rojo y conjuntivitis oculares

Causas del ojo rojo:

El ojo rojo produce enrojecimiento, irritación o inflamación de la conjuntiva. La conjuntiva es la membrana clara y delgada que cubre la porción blanca de los ojos (esclerótica) así como la superficie interna de los párpados.

La conjuntiva generalmente reacciona a bacterias, virus, alergias, irritantes o enfermedades en otras partes del cuerpo. ejemplos de que  causa los ojos rojos irritados:

  • La conjuntivitis viral es causada por diversas dolencias como resfriados comunes, dolores de garganta e infecciones respiratorias.
  • La conjuntivitis bacteriana generalmente es causada por bacterias que se han introducido en el ojo. Las bacterias más comunes son los estafilococos y estreptococos.
  • La conjuntivitis alérgica es causada por reacciones alérgicas a sustancias específicas como el polvo, el polen, los productos químicos transportados por el aire, los perfumes y los detergentes.
  • La conjuntivitis por gota de ojo es causada por la sobre exposición a los conservantes que se encuentran en ciertos tipos de gotas para los ojos.
  • La conjuntivitis por herpes simple es causada por la enfermedad de transmisión sexual del virus del herpes simple tipo 1 y 2. En el tipo 1, el herpes ocular puede desarrollarse y llevar al ojo rojo. En el tipo 2, el ojo rosado se puede desarrollar en los ojos infantiles después del nacimiento.
  • La conjuntivitis papilar gigante es una respuesta alérgica a los depósitos formados en las lentes de contacto blandas o prótesis oculares.
  • La conjuntivitis neonatal se observa en bebés cuyas madres tienen gonorrea o clamidia.
  • La conjuntivitis vernal es causada por alérgenos. Los pacientes son en su mayoría varones, y la afección se presenta con mayor frecuencia en las estaciones de primavera y verano.
  • La queratoconjuntivitis epidémica es causada por el contacto con personas u objetos que están infectados con el adenovirus.
  • La conjuntivitis no infecciosa es causada por numerosos factores, desde alergias hasta el uso de un tipo específico de lente de contacto que irrita los ojos.

Síntomas del ojo rojo o rosado:

Algunos de los síntomas del ojo rosado son únicos para ciertos tipos de ojo rojo. El signo más notable es el color rosado a rojizo de los ojos, que se debe a la inflamación de la conjuntiva. La irritación y picazón son otros dos síntomas comunes de la conjuntivitis.

El lagrimeo es otro síntoma constante, ya que los ojos producen naturalmente más lágrimas para aliviar el malestar. Algunos tipos de conjuntivitis del ojo rojo causan secreción; esto puede ser frecuente tanto en la conjuntivitis viral como bacteriana.

Esta secreción puede ser amarilla o verde, y puede hacer que los párpados se peguen entre sí o que fluyan fuera de los ojos. Repasemos los síntomas específicos de cada forma de conjuntivitis:

Síntomas de la Conjuntivitis Viral:

Síntomas de la Conjuntivitis Bacteriana:

  • Ojos llorosos seguidos de secreción amarillenta o verde.
  • Irritación y enrojecimiento.
  • La infección generalmente comienza con un ojo y se disemina al otro.

Síntomas de la Conjuntivitis Alérgica:

Síntomas de la Conjuntivitis por Herpes Simple:

  • Sensaciones de quemazón severa.
  • Dolor intenso.
  • Se pueden desarrollar ampollas en la conjuntiva o en los párpados.

Síntomas de la Conjuntivitis Papilar Gigante:

  • Incapacidad para usar o tolerar lentes de contacto.
  • Gran cantidad de descarga.
  • Desgarro excesivo.
  • Protuberancias rojas en la parte inferior de los párpados.

Síntomas de la Conjuntivitis Neonatal:

Síntomas de queratoconjuntivitis epidémica:

Síntomas de la Conjuntivitis no Infecciosa:

ojo rojo y conjuntivitis oculares

Diagnóstico de la conjuntivitis u ojo rojo:

  • El diagnóstico del ojo rosado generalmente comienza con una historia completa y un examen físico. Las formas infecciosas de conjuntivitis se diagnostican por sus síntomas y apariencia.
  • En general, se realiza un examen con lámpara de hendidura. La lámpara de hendidura magnifica la superficie del ojo y permite al oculista ver una conjuntiva inflamada, córnea infectada o cámara anterior infectada (la parte frontal del ojo). La conjuntivitis viral es más difícil de diagnosticar y distinguir de la conjuntivitis bacteriana únicamente por su apariencia. Casi siempre  el ojo rojo está acompañado por una infección de las vías respiratorias superiores.
  • Se pueden tomar muestras y enviarlas a un laboratorio para identificar el organismo infeccioso. En la mayoría de los casos, se toman muestras cuando se sospecha de gonorrea o clamidia, cuando el ojo rosado es grave o cuando la afección es recurrente.
  • Si usted está experimentando síntomas de ojo  rojo, es muy importante que contacte con su  oculista  y concierte  una cita para un diagnóstico correcto. Antes de la cita, siempre es una buena idea anotar sus síntomas, hacer una lista de todos los medicamentos que está tomando actualmente (incluyendo suplementos vitamínicos y productos similares) y las preguntas que podría querer hacer.

Mientras usted está en el teléfono concertando la cita, pregunte si hay algo que necesite hacer para prepararse para la cita. Por ejemplo, es posible que deba suspender el uso de sus lentes de contacto o no llevar lentillas en día de la cita.

Consejos de cómo prevenir  el Ojo Rojo y la Conjuntivitis:

Evitar el ojo rosado no tiene mucha complicación o sacrificio . Hay varias cosas que usted puede hacer para evitar las infecciones de ojos rojo  o conjuntivitis  y prevenir la propagación. A continuación se presentan algunas maneras básicas para evitar que el ojo rojo se propague:

  • Lávese las manos con frecuencia.
  • Use desinfectante antibacteriano para las manos con frecuencia, especialmente si no puede lavarse las manos con agua y jabón.
  • Si la conjuntivitis alérgica es el problema, retírate del área en la que están presentes los alérgenos.
  • Use compresas frías en sus ojos periódicamente para disminuir los síntomas si es debido a alergias; use compresas calientes varias veces al día para todos los demás tipos.
  • Evite tocarse los ojos directamente.
  • Evitar tocar a otras personas.
  • Evite nadar en piscinas o jacuzzis.
  • Evite dar la mano a otras personas.
  • Evite compartir toallas, paños de lavar, maquillaje, gafas de sol, gafas graduadas , gotas para los ojos, almohadas, etc.
  • Mantenga sus gafas limpias en todo momento.
  • Obtener un diagnóstico tan pronto como se presenten los síntomas y aplicar un tratamiento correcto.
  • Si usted está embarazada y tiene una enfermedad de transmisión sexual, obtenga tratamiento inmediato.
  • Cambie las fundas de almohadas y toallas con mucha frecuencia.
  • Siga las instrucciones del médico minuciosamente.
  • Desinfecte con frecuencia los artículos domésticos comunes, especialmente si un miembro del hogar tiene conjuntivitis ocular.
  • Deje de usar lentes de contacto, maquillaje y gotas para los ojos actuales y no reemplace o reanude el uso del producto hasta que la infección haya desaparecido.
  • Los padres deben enseñar a los niños la importancia de prevenir las infecciones o  conjuntivitis de ojo rojo.

 Tratamiento y medicamentos para el ojo rojo:

Normalmente el tratamiento para el ojo rosado se basa en el tipo de ojo rosado que usted tiene. El ojo rosado se resuelve típicamente con o sin tratamiento en una o dos semanas, y sin complicaciones graves, aunque los síntomas pueden durar hasta seis semanas. Otras veces, como con la conjuntivitis alérgica, el ojo rosado puede desaparecer después de extirpar el alergeno. Los medicamentos para el ojo rosado pueden ser una mezcla de medicamentos recetados y de venta libre en farmacias. Para las infecciones bacterianas, el médico debe recetar un antibiótico para atacar la bacteria. Este medicamento se puede administrar en gotas para los ojos o pomadas que se aplican a los ojos. El ojo rosado causado por las alergias se puede resolver con gotas para la alergia a los ojos.

Las compañías farmacéuticas  fabrican gotas oculares  para aliviar el ojo rojo viral. Estos medicamentos de venta libre sin receta  son todo lo que se requiere para la mayoría de los casos de ojo rojo viral: el virus sólo tiene que seguir su curso, y los medicamentos de ojo rojo se usan para calmar y aliviar  los síntomas.

Los antibióticos no funcionan contra los virus. Para aliviar la secreción, las compresas calientes son ideales para eliminar el residuo pegajoso, así como las porciones secas e incrustadas  alrededor de los ojos.

Si la conjuntivitis por herpes simple está presente, el médico puede prescribir medicamentos antivirales. Las enfermedades de transmisión sexual pueden tratarse con antibióticos sistémicos (por vía oral o por inyección en un músculo). Algunos tipos de conjuntivitis requieren que se apliquen esteroides leves directamente a la superficie del ojo. En general, los esteroides sólo se usan en casos severos.

Siempre debe estar aconsejado por un oculista y oftalmologo, para que le prescriba los medicamentos apropiados para usted, no es aconsejable la automedicacion en ninguno de los afecciones descritas.

Complicaciones del ojo rojo:

Existen varias complicaciones que pueden surgir de padecer  ojo rojo. El tratamiento a menudo involucra el alivio de los síntomas mientras que el virus continua su camino a través de su sistema naturalmente. Durante este período, con o sin tratamiento, las complicaciones del ojo rosado pueden incluir:

 

Como siempre para resolver cualquier cuestión sobre el ojo rojo , en la próxima revisión consulte a su Oftalmologo.

 

Deja un comentario