Fotofobia o sensibilidad a la luz

Aunque en la mayoría de los casos la fotofobia es inofensiva, a veces puede indicar un problema más grave. Aprenda acerca de esta afección que dificulta ver claramente en ambientes de luz brillante.

¿Que es la Fotofobia?

La sensibilidad a la luz, o fotofobia, es una intolerancia a la luz. Algunos sólo sienten molestias por las luces brillantes, mientras que otros en casos extremos no soportan ningún tipo de luz. Las fuentes pueden variar desde la luz solar, luz fluorescente, luz incandescente o llamas de velas o fuegos.

Algunas personas tienden a entrecerrar los ojos o cerrar los ojos si su sensibilidad es demasiado fuerte. Hay muchas razones diferentes por las que alguien podría tener una sensibilidad a las luces, pero el mayor problema es la causa subyacente, ya que la fotofobia es un síntoma, no una enfermedad. Se sabe que la fotofobia ocurre a todas las edades, jóvenes y mayores.

Síntomas de la fotofobia:

Hay algunos síntomas obvios para reconocer que su sensibilidad a la luz ha aumentado, como por ejemplo:

  • Molestia.
  • Necesidad de cerrar los ojos.
  • Necesidad de entrecerrar los ojos.
  • Quemazón.

En algunos casos, puede no haber ningún tipo de síntomas excepto la sensibilidad a la luz misma. La gente no ha reportado nada un día, luego la sensibilidad al día siguiente. Cada individuo es único y experimenta diferentes síntomas. De nuevo, depende de la causa subyacente. En otros casos, las personas sufrirán muchos otros tipos de síntomas, dependiendo de la condición o enfermedad que esté causando la sensibilidad a la luz.

Causas de la fotofobia:

Hay varias razones diferentes por las que alguien podría estar sufriendo de fotofobia o sensibilidad a la luz. No es una enfermedad, trastorno, problema o condición.

De hecho, es un síntoma de muchas enfermedades, trastornos, problemas y afecciones diferentes. Por ejemplo, una infección o inflamación que irrita los ojos puede causar fotofobia. Además, puede ser un síntoma de una enfermedad subyacente, como una enfermedad viral o un dolor de cabeza severo o migraña.

El color de ojos de una persona también puede afectar la sensibilidad a la luz. Las personas con ojos de color claro experimentan diferentes niveles de sensibilidad a la luz en comparación con las personas con ojos de color más oscuro. Se dice que esto se debe a la falta de pigmentación en los ojos de color más claro, y posiblemente cuanto  más pigmento tengamos nuestros  ojos  mas nos protege contra  la luz solar brillante o artificial.

Algunas veces la fotofobia es acompañada por problemas y condiciones como deficiencia de color, botulismo, conjuntivitis, queratitis, iritis, y más. Las causas mas habituales son:

Cuando se trata de medicamentos, hay algunos pocos que se sabe que causan fotofobia, como belladona, quinina, tetraciclina y doxiciclina.

CAUSAS DE LA FOTOFOBIA

Tratamiento de la fotofobia:

El mejor tratamiento para aliviar el malestar de la fotofobia es tratar la causa subyacente. En la mayoría de los casos, si usted trata la causa subyacente, los niveles de sensibilidad disminuyen y la fotofobia desaparece.

Si la causa se debe a medicamentos, dígaselo a su  médico para reemplazar el medicamento que le ha producido la fotofobia  por otro medicamento esto  podría ayudar.

Si alguien es naturalmente sensible a la luz, el uso de gafas de sol, especialmente con protección UV,  gorras o viseras para proteger del impacto directo de la  luz brillante en conjunto podría ser la única resolución. En otros casos, se puede utilizar una lente de contacto protésica que imita el color del ojo.

Como recordatorio, es extremadamente importante que usted vea a su oftalmólogo por lo menos una vez al año. Si usted no tiene ningún síntoma de problemas oculares, un examen de la vista es una gran oportunidad para que usted y su médico averigüen si algo está mal o si tiene una afección como la fotofobia.

 

 

Deja un comentario