Desprendimiento de Retina, tipos, síntomas, diagnostico y tratamiento

Aprenda qué hacer después de un desprendimiento de retina y cómo su tiempo de respuesta desempeña un papel  importante en la determinación de si se perderá o no la visión o si  se podrá  restaurar de forma correcta.

¿Qué es el Desprendimiento de Retina?

El desprendimiento de retina es una emergencia ocular grave que involucra la separación de la retina o la exfoliación de la parte posterior del ojo, de la misma manera que una cáscara de naranja sale de la fruta. Una retina se desprende cuando se desgarra de una manera que permite que el líquido se acumule entre ella y la parte posterior del ojo. Aunque la causa más común de desprendimiento de retina es una lesión ocular , no siempre ocurre así. Una reciente cirugía de cataratas  puede hacer que la retina se desprenda, aunque esto sólo suele  ocurrir en aproximadamente el 1 por ciento de las personas que se someten a la cirugía de cataratas.

Existen tres tipos diferentes de desprendimiento de retina:

  1. Regmatógeno: como se describió anteriormente, se trata de un desgarro o ruptura en la retina; es el tipo más común de desprendimiento de retina.
  2. Desprendimiento Traccional: este tipo menos común de desprendimiento de retina ocurre cuando el tejido cicatricial en la superficie de la retina se contrae y hace que ésta se separe.
  3.  Desprendimineto Exudativo: este tipo es generalmente el resultado de una enfermedad de la retina, trastornos inflamatorios o lesión en el ojo. El líquido se filtra en el área debajo de la retina, pero no hay desgarros ni rupturas en la retina.

Síntomas del desprendimiento de retina:

Los síntomas del desprendimiento de retina pueden incluir flotadores oculares, destellos de luz (especialmente en la visión periférica), visión borrosa, un velo o cortina que bloquea la visión o una disminución drástica y repentina de la visión.

Los pacientes con estos síntomas deben ponerse en contacto con su oftalmólogo inmediatamente y ser examinados el mismo día si es posible. Normalmente no hay dolor asociado a  un desprendimiento de  retina, ya que la retina no contiene ningún receptor del dolor, aunque si el desprendimiento de retina fue causado por una lesión, se puede sentir algo de dolor en otras partes del ojo.

Este tipo de problema ocular se considera una emergencia. Por lo tanto, el tratamiento de un oftalmólogo debe ser de forma inmediata. Cuanto más pronto se diagnostique un desprendimiento de retina, mayores serán las posibilidades de no tener un problema de mayor envergadura que afecta a  su visión.

¿Qué hago si se me produce un  desprendimiento de retina?

Si usted tiene síntomas repentinos de desprendimiento de retina, lo primero que debe hacer es tratar de mantener la calma. Acuéstese boca arriba e intente lo mejor que pueda  evitar movimientos repentinos de la cabeza y de sus ojos. Acostarse boca arriba puede estimular a que la retina vuelva a su lugar hasta que se pueda buscar ayuda .  Si alguien está cerca de usted y puede llevarlo al hospital o ala consulta  de su oftalmólogo, acuéstese lo más plano posible hasta llegar. Un examen inmediato por parte de un oftalmólogo es de suma importancia, ya que cuanto más tiempo pase con una retina  desprendida, mayor es la probabilidad de que el daño sea permanente e irreparable . Si es posible, usted debe ver a un médico en cuestión de horas.

¿Qué causa el desprendimiento de retina?

El desprendimiento de retina puede ocurrir por varias razones. La causa más común es una lesión contundente o penetrante en el ojo, aunque algunas veces la retina se desprende por sí sola, sin una causa aparente. Otras causas adicionales del desprendimiento de retina pueden ser:

¿Quiénes corren riesgo de desprendimiento de retina?

Cualquiera puede estar en riesgo de desprendimiento de retina, ya que la causa más común es una lesión contundente o penetrante en el ojo. Ciertos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar desprendimiento de retina, como:

  • Edad (personas de 24 a 45 años de edad están en mayor riesgo).
  • Sexo (más común entre los hombres que en las mujeres).
  • Antecedentes de cualquier cirugía intraocular.
  • Miopía (visión corta).
  • Traumatismos, especialmente en niños.
  • Afaquia (ausencia de lente)
  • Pseudofaquia (después de la cirugía de cataratas con lentes de reemplazo)
  • Desprendimiento de retina en otro ojo.
  • Retinopatía diabética.
  • Trastornos metabólicos
  • Trastornos del tejido conectivo como la enfermedad de Wagner.
  • Retinopatía drepanocítica.
  • Retinopatía severa del prematuro.

Desprendimiento de retina

Diagnóstico del desprendimiento de retina.

Si los síntomas del desprendimiento de retina aparecen repentinamente, es fundamental que busque atención médica inmediata para prevenir la pérdida de la visión. El oftalmólogo le hará preguntas acerca de sus síntomas y las actividades que lo llevan a desarrollarlos. Su oftalmólogo le realizará un examen ocular completo. Él o ella querrá evaluar su visión y el estado general de la retina. Los exámenes para diagnosticar el desprendimiento de retina pueden ser:

Tratamiento del desprendimiento de retina:

En la mayoría de los casos, la retina se puede volver a unir si se administra el  tratamiento adecuado  rápidamente. En general, el método de tratamiento estará determinado por la severidad del desgarro u orificio en la retina. Si el orificio es pequeño, se puede utilizar un láser para sellarlo. Si la lágrima es grande y ha causado que la retina comience a desprenderse del ojo, se utilizará una sonda de congelación para volver a unir la retina en un procedimiento quirúrgico conocido como criopexia. En algunos casos, una hebilla escleral se fijara  permanentemente alrededor del globo ocular para comprimirlo ligeramente, lo cual permite que la retina vuelva a entrar en contacto con la parte posterior del ojo.

En algunos casos, se realiza un procedimiento llamado retinopexia neumática. Este tratamiento consiste en inyectar una pequeña burbuja de gas en la porción vítrea del ojo. La burbuja de gas empuja la retina de nuevo a su lugar. Las personas que se someten a este procedimiento deben acostarse sobre una mesa inclinada, que se gira en una posición que permitirá que la burbuja de gas empuje la retina. Esto podría tardar desde varias horas hasta varias semanas. En los casos en que estos tratamientos no funcionan, se puede realizar otro tratamiento con aceite de silicona para reemplazar el gel vítreo.

Más del 90 por ciento de las personas que experimentan desprendimiento de retina son tratadas y finaliza su tratamiento de recuperación  con éxito. En ocasiones se necesita un segundo tratamiento. si fuera este su caso, se dejaría un tiempo prudencial de 2 meses para volver a realizar un nuevo tratamiento.

Prevención del desprendimiento de retina:

Puesto que la causa más común del desprendimiento de retina es la lesión en el ojo, es importante usar lentes protectores durante todas las actividades. Si usted participa en deportes de alto impacto como el fútbol, baloncesto  o el hockey, asegúrese de usar una máscara facial que cubra completamente sus ojos. Si usted tiene diabetes, controle sus niveles de azúcar en sangre. Si usted está en riesgo de desprendimiento de retina, evite factores de riesgo al máximo   posible. Consulte siempre a su oftalmólogo por lo menos una vez al año o con la frecuencia que éste le recomiende, especialmente si usted está en riesgo de padecer un  desprendimiento de retina.

Complicaciones del desprendimiento de retina:

Las complicaciones raramente ocurren si el tratamiento se recibe de manera oportuna, pero el tratamiento no siempre es efectivo y puede ocurrir pérdida de la visión. Una retina desprendida puede ser el resultado de algunos tipos de cirugía ocular. La ceguera en el ojo afectado es la complicación más común de una retina desprendida. La cirugía de desprendimiento de retina conlleva riesgos tales como:

Como siempre para resolver cualquier cuestión sobre el Desprendimiento de Retina , en la próxima revisión consulte a su Oftalmologo.

 

Deja un comentario